¿Un candidato se vende como un producto?
15162
post-template-default,single,single-post,postid-15162,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,qode-page-loading-effect-enabled,,vertical_menu_enabled,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

¿Un candidato se vende como un producto?

¿Un candidato se vende como un producto?

Marketing Político

El marketing político adopta muchas veces los métodos del marketing comercial, pero posee métodos específicos es su propio campo de actividad. Hacer política con marketing es aumentar considerablemente el prestigio de un candidato político, pero eso no significa que pueda ganar automáticamente las elecciones.

En estas temporadas de campañas políticas muchos candidatos provinciales y regionales están empezando a hacer política con marketing, pero la pregunta es, ¿hay que vender al candidato como si vendiéramos una laptop, un par de zapatos, o un servicio de telefonía? Para responder a esta pregunta es necesario primero comprender que no es lo mismo vender un producto que vender un servicio.

Los productos son más fáciles de vender por que son tangibles y permite al cliente tener una interacción previa antes de comprarlo, en cambio los servicios son intangibles y venden promesas y el cliente tiene que casi siempre primero pagar y luego experimentar, en los servicios difícilmente se va escuchar la frase “sale probando”.

Con esta aclaración entendemos que vender un candidato es como vender un servicio, primero tiene que ser elegido y después se sabe si cumple con lo que promete o no, no se puede pedir una pruebita o demostración de cómo va a gobernar.

En segundo lugar, cuando se vende productos o servicios el objetivo de marketing consiste en persuadir al posible cliente de que debe comprar ese producto porque le será útil, si se convence, este entrega su dinero y él recibe el producto, pero cuando de vender un candidato se trata el ciudadano al ser persuadido para votar por él, este se pregunta y dice si doy mi voto que gano, he ahí el detalle, que no se puede vender a un político como si vendiéramos un producto.

El marketing comercial vende un producto y el marketing político vende una persona y/o una idea, por lo tanto, el objetivo del marketing político es influir en el comportamiento del ciudadano, sobre todo al acercarse las elecciones. Entonces el marketing ya no se centra en el producto si no en las personas en cómo se beneficiaran.

Otra de las razones por las que no se puede vender a un candidato como si fuera un producto es porque con marketing comercial los productos se pueden crear desde cero, y según como lo requiera el cliente, pero en marketing político no se puede crear un candidato desde cero, porque este ya viene conformado por su personalidad y su pasado que influye directamente en el éxito o fracaso de su candidatura.

Así que la respuesta es, no, porque el marketing político difiere en algunas cosas con el marketing comercial.

Lic.  Alex Ynga Saldaña  – Director de Asesores Andinos Marketing

No Comments

Post A Comment

Loading...